Casa Dani

Mercado de la Paz

Calle Ayala, 28 Madrid 28001

Para hacer un pedido, puedes:

  • Llamarnos por teléfono de lunes a jueves (mejor evitar la hora de la comida).

  • Directamente en Casa Dani.

Lo sentimos pero no podemos coger pedidos por email ni a través de nuestras redes sociales.

Síguenos

Qué fue antes, el huevo o Casa Dani

 

Ubicada en el bullicioso Mercado de La Paz, en el corazón del barrio de Salamanca, se encuentra la que es nuestra y vuestra casa, aún más bulliciosa que el propio mercado.

La nuestra es una historia de familia, de entrega y pasión, de esfuerzo y perseverancia, de trabajo y satisfacción. Fue en 1991 cuando comenzamos esta aventura, y 25 años más tarde, no hemos perdido ni una pizca de la ilusión y alegría de dar de comer a más de 200 personas al día. 

Nuestras señas de identidad son sencillas y claras: honestidad, calidad y autenticidad.

Vivir dentro de uno de los mercados más tradicionales de Madrid nos provee de los mejores productos para elaborar nuestras recetas. Auténtica "cocina de mercado", elaborada cada día con lo que compramos a nuestro alrededor. 

 

Esto, unido a las manos de nuestras cocineras capitaneadas por Lola, matriarca y nuestro ejemplo de lucha diaria, resulta en unos deliciosos platos en los que mojar pan, que te recordarán a la comida de tu madre y de tu abuela, la comida de siempre, llena de historia, cargada de relatos, de emociones... 

Nuestro binomio familiar se completa con Dani, nada de esto sería posible sin él. Le da el nombre a la casa, y su alma entera. Gracias a Dani nuestra casa tiene un marcado carácter, un ambiente inconfundible, un ruido característico producido por el ritmo de la sala y el baile de la cocina. 

En nuestra casa siempre hay prisa y mucho trabajo por hacer, también hay amor por la faena bien hecha y sonrisas que ensanchan el corazón. Nuestra familia la forman ya personas no solamente unidas por lazos de sangre, nuestro equipo es nuestra familia, nuestros compañeros e incluso nuestros clientes.

 

Probablemente no haya mejor manera de que nos conozcas, que asomarte a nuestra puerta.